Taki Inoue en foco

UN KAMIKAZE DESCONOCIDO
provista por Néstor Melgarejo*
Buenos Aires (AR), 25 Ene 2008

Se colgó en la F1. Protagonizó un año de raros accidentes, luego desapareció y nunca más se supo de él. Ahora vive en Tokio.

Su carrera deportiva se inicia en las series Fuji (Turismos en 1985). Más tarde pasó a la Fórmula Ford 1600 en 1987 (Gran Bretaña) y luego durante cuatro temporadas estuvo en la F3 y una en la F3000 japonesa.

En 1994, disputó el Gran Premio de Japón piloteando un Simtek. La temporada '95 la hizo a bordo de un Arrows. Pero la plata se acabó y así como se colgó, se bajó, sin pena ni gloria, ¡a excepción de protagonizar varios accidentes increíblemente raros!

Taki Inoue: "Soy un ex piloto de F1. En el '96 iba a conducir un Minardi, ya estaba todo firmado y en Portugal - listos para la presentación - no pude manejar el auto: problemas económicos".

Tenía que reunir tres millones de dólares para ocupar una butaca; nunca quiso hablar de dinero pero lo hizo y en 1995 pagó U$S 3,5 millones a Jackie Oliver (dueño de Footwork).

Todo el dinero provino desde Japón. Cada mes cobraba la cuota de cada publicidad vendida en todo su auto, resultado: 17 carreras, en las cuales sufrió: dos incendios, tres trompos, dos roturas de caja de cambios, dos de motor, dos increíbles accidentes, dos banderazos de expulsión a una vuelta, dos a dos vueltas, una a tres vueltas y una falla eléctrica antes de la largada en Nürburgring, 1995.

¿Por qué gastar tanto dinero para eso? ¿Quién es Taki Inoue?

Muchos dicen que es rico y un periodista japonés aseguró que no hablaría de su familia y así lo hizo. Pero se supo que su familia es de clase media en Japón, a la cual nunca llevó a las carreras, y su padre trabaja en una empresa por lo que no se considera rico.

Taki tenía un problema además de no captar el inglés con acento irlandés de Martin Donnelly: nunca había piloteado un verdadero monoposto. Tuvo que aprenderlo además de cómo poner a punto el auto y a conocer cada circuito invirtiendo todo su dinero en carreras y preparación. Ese año en Inglaterra había sobrevivido, muy satisfecho.

La escudería requería más dinero y como no alcanzaba regresó a Japón donde disputó la F3 y luego la F3000 con el equipo Super Nova teniendo en la mira la F1.

Habló con Gérard Larrousse, Jackie Oliver, Peter Collins y con el equipo Simtek. Junto con Vincenzo Sospiri fue a Barcelona por dos días para realizar una serie de pruebas para Simtek. Nunca antes se había subido a un F1, pero aseguraba que el F3000 era mejor. La diferencia era el calentamiento de los neumáticos; debía acelerar para no bajar la temperatura. La dirección, mucho más sensible de maniobrar.

GP de Japón: de 28, dos quedarían a fuera pero él se quería clasificar.

El viernes - con un coche difícil de manejar - cada curva era totalmente diferente aunque él conocía bien el circuito.

Taki Inoue: "Al frenar mi cuerpo quería salir despedido del asiento. Me sentía incomodo por lo que no marqué un buen tiempo, pero fui el último de la clasificación. Estaba adentro".

El sábado, a cinco minutos de haberse iniciado la sesión oficial, comenzó a llover y ya estaba clasificado... Difícil de creer, ¿no?

El domingo también llovió y en la tercera vuelta se produce un accidente, pero al tratar de evitar a los accidentados golpeó contra el muro de contención en la recta principal. Fue el final de su carrera con Simtek.

Durante el '95 se dirigió a un equipo que parecía ser bueno con tendencia a mejorar. Su objetivo era Arrows.

Acá comienza lo más increíble de su carrera...

GP de Mónaco: en la sesión libre del sábado tenía un coche bastante bueno, podía acelerar y era más veloz que su compañero de equipo, Gianni Morbidelli. Pero justo antes de la curva de la Piscina vio a Frentzen que venía colgadísimo. Él decidió darle paso y pisar los frenos... No pasó nada. ¡No había frenos!

Al no tener espacio para girar decidió parar y esperar que una grúa lo rescate para poder terminar la sesión. Y así fue, llegó la grúa y en vez de cargarlo, lo remolcó y de pronto sintió un gran impacto desde atrás: era el safety car, un Renault Clio, conducido por un piloto de rally cuyo nombre nunca se va a olvidar: Jean Ragnotti. El Clio se le subió encima y le tocó la cabeza.

En Hungaroring, un principio de incendio lo hizo detener después de trece vueltas; él estaba fuera del auto tratando de apagar el fuego con su propio extintor cuando llegó el auto de emergencia a toda velocidad; lo atropelló, saltando sobre su capó y dio varias vueltas por el piso como un muñeco. ¿...?

Arrows no le garantizaba una temporada completa durante 1996 y cerró contrato con Minardi, pero horas antes de la presentación oficial, su sponsor llamó informando que había problemas económicos. Raro, ¿no?

Según él, si hubiera cerrado la boca por un par de días más, habría podido disputar las cuatro primeras carreras y quién dice si un sponsor se hubiera tentado a patrocinarlo. Pero eso lo considera muy poco honrado y decidió no correr.

Hizo algunas carreras en Sport Prototipo y GT además de seguir buscando sponsor.

Textualmente reconoce Taki: "La gente a mi alrededor cree que tengo mucha plata pero se equivoca. La F1 fue un sueño y ahora se acabó, ya desperté. Me olvidé totalmente de ese tema. Sólo me dedico a correr sports".

La verdad ha hecho muy bien en optar por esa solución, quién sabe... Si hubiera seguido en la F1, se podría haber matado... pero saliendo de su trailer.

* por CronicasF1.com