2001 en foco

PROHIBIDO FUMAR EN LA FÓRMULA 1
por Clarin.com
Buenos Aires (AR), 22 Nov 2001

La publicidad de tabaco se hará humo en la Fórmula 1 a partir del 2007. Esta noticia que ya se palpitaba fue confirmada ayer por la Federación Internacional del Automóvil y se anunciará hoy oficialmente en Ginebra en la reunión que su presidente Max Mosley tendrá con Gro Harlem Brundtland, directora de la Organización Mundial de la Salud.

Si bien a simple vista el plazo para el comienzo de la prohibición parece muy lejano, el tema ya ha comenzado a preocupar al ambiente de la Fórmula 1. Es que la publicidad de las empresas tabacaleras es una de las columnas más fuertes que sostiene su gran emporio económico e incluso en varios casos es el soporte principal de importantes equipos. Como referencia vale señalar que el monto aportado anualmente por las distintas empresas tabacaleras por diversos conceptos publicitarios, ronda los 350 millones de dólares.

Precisamente Ferrari y McLaren, los dos equipos que se han repartido los títulos de pilotos y constructores en los últimos cuatro años, figuran entre los grandes dependientes de la publicidad de tabaco. La escuadra italiana tiene casi monopolizado su espacio publicitario por Marlboro a cambio de un aporte anual estimado en 65 millones, buena parte del cual está destinado a pagar los sueldos de sus pilotos y en especial el multimillonario del campeón mundial Michael Schumacher. Por su parte McLaren, quien durante muchos años lució la marca de cigarrillos que actualmente muestra Ferrari, encontró su reemplazante en la tabacalera West, que arrima unos 40 millones de dólares.

Jordan, Benetton y BAR completan el grupo de equipos con publicidad tabacalera como principal fuente de ingreso. Jordan se respalda en Benson & Hedges, Benetton en la japonesa Mild Seven y BAR en la British American Tobacco (BAT). Sus presupuestos oscilan entre los 30 y 40 millones de dólares por año.

De cara a un futuro sin estos fuertes respaldos económicos, la tendencia de los equipos apunta a buscar nuevos campos de patrocinios, tan fuertes o más que los de los grupos tabacaleros. Los objetivos principales son las empresas de computación, comunicaciones y bebidas. Williams fue uno de los adelantados al reemplazar a la tabacalera Rothmans por las computadoras Compaq e incorporar recientemente a Seven Up, quien sin embargo en el 2002 sólo estará en campañas promocionales. El campo de las gaseosas podría ser en el que ingrese Ferrari si como indican los rumores al finalizar en el 2006 su extenso contrato con Marlboro tenga en Coca-Cola su gran reemplazante.

Más apremiado por las necesidades, hay quienes buscan otras alternativas. Uno de ellos es Prost, quien por esta futura prohibición vio fracasar el año pasado una negociación con la tabacalera Camel. El agravamiento de su situación financiera llevó al francés a buscar ayuda en el millonario príncipe saudí Al Waleed bin Tahal, sobrino del rey Fahd. Los sucesos ocurridos luego de los atentados en Estados Unidos enfriaron las negociaciones y hoy la escudería francesa declarará la cesación de pagos frente a las deudas por 27 millones de dólares acumuladas en el último año. Un hecho que abre un gran interrogante sobre su futuro en la Fórmula 1.